Libertad de expresión, la primera víctima del golpe

Por Rodrigo Picotti

En 2002 fue en Venezuela, siete años después en Honduras. Dos golpes de Estado en América Latina con una similitud para destacar: el control de la información y papel central de los medios de comunicación en la representación de la realidad.

Hablar de situaciones como las acontecidas en Honduras el pasado 28 de junio o en Venezuela en abril de 2002 remite a pensar inmediatamente en un proceso que supone el quebrantamiento del orden democrático y la violación de la Constitución de la Nación.

En los dos casos mencionados, los presidentes elegidos por el pueblo fueron obligados a dejar su cargo por grupos cívico-militares opuestos a la ideología gobernante.

Un golpe de Estado es la irrupción de un hecho violento que deriva en la toma de uno de los poderes del Estado por parte de un grupo que derroca al régimen existente y, en consecuencia, significa un ataque contra la soberanía, la institucionalidad y la vulneración de los derechos y garantías proclamados en la Constitución. (Ver Definiciones de golpe de Estado).

Venezuela. Hugo Chávez y Pedro Carmona.

Venezuela. Hugo Chávez y Pedro Carmona.

El viernes 12 de abril de 2002 el protagonista de un incidente de este tipo fue el presidente venezolano Hugo Chávez, cuando arribaron al palacio presidencial de Miraflores varios jefes militares para pedirle su renuncia y asegurar la formación de un nuevo gobierno y la convocatoria a elecciones anticipadas, tras una manifestación por la ciudad de Caracas. Esto fue el desenlace de un conflicto sindical con trabajadores petroleros, cuestionamientos a su gobierno desde el sector privado y una repentina caída de su popularidad. El nuevo mandatario, Pedro Carmona, comenzó por deshacerse de los allegados a su predecesor.

Honduras. Manuel Zelaya y Roberto Micheletti.

Honduras. Manuel Zelaya y Roberto Micheletti.

Un hecho semejante ocurrió en Honduras el pasado 28 de junio y despertó nuevamente el fantasma de la reaparición de los gobiernos de facto en América Latina. El presidente Manuel Zelaya fue expulsado del gobierno, secuestrado en su casa antes del amanecer y llevado por la fuerza en el avión presidencial hacia Costa Rica. El objetivo era impedir el desarrollo de una consulta popular no vinculante prevista para ese día en la que se pondría a consideración la posibilidad de conformar una Asamblea Constituyente que modifique la ley fundamental y permita, entre otras cosas, la reelección presidencial. En su lugar fue designado Roberto Micheletti.

Si analizamos lo acontecido en ambos países, si bien transcurrieron más de siete años entre ambos hechos, existen algunas similitudes que destacar. Entre ellas es posible apuntar el protagonismo de los medios de comunicación y su influencia sobre la opinión pública. El control de la información fue determinante: tanto en Venezuela como en Honduras una de las primeras víctimas de la crisis fue la prensa.

En el primer caso, las cadenas privadas de televisión fueron acusadas de sumarse al plan insurreccional y se ordenó el cierre de las mismas. Una vez instalado el gobierno de facto, sólo los medios internacionales transmitieron contenidos vinculados a los hechos, ya que los privados locales no realizaron cobertura de los mismos y el canal estatal estaba fuera de servicio.

En el segundo, el nuevo gobierno también optó por cerrar o ejercer control sobre los medios de comunicación que dieran a conocer los sucesos del golpe, tanto en la prensa escrita como en la radio, la televisión y hasta en Internet, e incluso fue bloqueada la señal de la cadena multiestatal TeleSur. Sólo operaban aquellos que apoyaban a Micheletti

Así fue que falsas informaciones, omisiones, cartas de renuncia y comunicados ficticios, y hasta la emisión de tiras cómicas en momentos clave, resultaron los principales protagonistas en los medios masivos de comunicación, que presentaron los hechos de acuerdo con sus intereses.

El derecho a la información es definido como el derecho a la libertad de opinión y de expresión e incluye el de investigar y recibir informaciones y opiniones, como así también el de difundirlas sin limitación de fronteras por cualquier medio de expresión(1). Por lo tanto si hablamos de un golpe de Estado y nos remitimos a los hechos mencionados, queda a la vista el rol central de los medios y las redes de información en la democracia, como así también la importancia de la libertad, que resulta el primer derecho violentado al momento de instalarse un gobierno de facto.

(1) Loreti, Damián M. (1995). El derecho a la información. Paidós. Buenos Aires

VIDEO:
Golpe de Estado en Honduras. Se repite la historia de Venezuela.

DEFINICIONES DE GOLPE DE ESTADO:
¿Qué es un golpe de Estado? Definiciones recopiladas por Efemérides Culturales Argentinas en 24 de marzo de 1976: Golpe de Estado. Ministerio de Educación de la Nación. (IR AL SITIO).

VIDEO:
La Revolución no será transmitida. Documental sobre la manipulación de los medios de comunicación durante el golpe de Estado venezolano en abril de 2002. (IR A GOOGLE VIDEOS).

SITIOS WEB:
Sitio web oficial del Gobierno de Venezuela. (IR AL SITIO).
Sitio web oficial del Gobierno de Honduras. (IR AL SITIO).

Anuncios

~ por Palabras con Poder en 9 octubre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: