Producir y difundir ideas con otros fines

Por M. Cecilia Rolandi

Mientras los medios masivos construyen una realidad a través de la imposición de una agenda mediática de temas, con el fin de aumentar su poder; existen medios comunitarios que habilitan voces, hasta hoy acalladas.

En 1997, se estrenó en Estados Unidos la película “Mentiras que Matan”, dirigida por Barry Levinson e interpretada por Robert De Niro, Dustin Hoffman, entre otros. La comedia muestra cómo se inventa una guerra inexistente entre Estados Unidos y Albania para tapar un escándalo sexual cuyo protagonista es el presidente norteamericano.  En una entrevista hecha al director, él lo explica así: “Se ha vuelto imposible diferenciar entre la política y el show-business; el presidente está comprometido en un escándalo sexual y el problema no consiste en saber si es cierto o no, sino en realizar un operativo de diversión sobre cualquier otra cosa más importante (una guerra, por ejemplo) con tal de conmover al público y asegurar su reelección.” El fin de haber armado esa estrategia de prensa fue emocionar a los estadounidenses y conseguir que la opinión pública se olvide del desliz erótico del presidente.

 Dustin Hoffman, Anne Heche y Robert De Niro en Mentiras que matan.

Dustin Hoffman, Anne Heche y Robert De Niro en "Mentiras que matan".

Ello muestra claramente cómo la imagen goza de una certeza indestructible, capaz de hacer totalmente creíble una guerra y dejando en segundo plano el acoso presidencial. Lejos de informar con veracidad y responsabilidad a su audiencia, los grandes medios de comunicación viran su objetivo hacia la manipulación de la opinión pública.

Nadie pone en duda, entonces, que los medios masivos de hoy son los principales productores de subjetividad en la sociedad. A través de sus mensajes y contenidos crean opiniones, formas de pensar, de actuar y hasta de sentir. El objetivo de ello es perpetuar su poder y sus concepciones hegemónicas.

Sin embargo, mientras los medios masivos construyen una realidad a través de la imposición de una agenda mediática de temas, con el único fin de mantener o aumentar su poder y ganancias; existe un nuevo modelo de medios (los medios comunitarios) quienes también elaboran sus agendas de temas pero basándose en la solidaridad existente en la comunidad en la que están inmersos y con el fin de solucionar problemas colectivos.

Historieta llamada ¿Te ve o no te ve?, de Eduardo Balán, para el libro “Barrio galaxia: manual de comunicación comunitaria”.

Historieta llamada ¿Te ve o no te ve?, de Eduardo Balán, para el libro “Barrio galaxia: manual de comunicación comunitaria”.

La Licenciada en Letras, profesora e investigadora en el campo de la comunicación, María Cristina Mata, sostiene que en la sociedad hay una enorme cantidad de organizaciones y movimientos sociales que están pugnando por hacerse ver y escuchar, es decir bregan por un espacio en donde expresar su palabra. No siempre lo consiguen porque se trata de una palabra capaz de decir cuál es el orden social que se quiere construir: es una palabra política.

Esa palabra, agrega Mata, surge de una comunidad en la que un grupo de individuos interaccionan entre sí, compartiendo valores, significados, fines y expectativas. Claro que, en esa misma comunidad también existe el conflicto, debido a que se produce una yuxtaposición de palabras que el medio comunitario debería encargarse de reflejar. La comunicación comunitaria debe reconocer las diferencias y las coincidencias, para revelar y procesar conflictos y para establecer acuerdos.

En esa misma línea de análisis, Karina Arach e Irene Roquel, ambas Licenciadas en Comunicación Social y miembros activos del Área de Comunicación Comunitaria, de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UNER, han podido comprobar en sus distintas experiencias que el fin de un medio comunitario es darle voz a lo que es noticiable para la gente de la comunidad a la que pertenece. De ese modo colaboran en la construcción de la identidad de los habitantes del lugar, reproduciendo valores y códigos comunes, e informando acerca de las cuestiones propias del barrio.

Ambas coinciden en que actualmente los medios comunitarios coexisten con los masivos; mientras los primeros habilitan un espacio para que los habitantes de la comunidad puedan tomar la palabra, los segundos dominan el campo de la interpelación. Sin embargo, no se trata de una competencia entre ambos sino de que los medios comunitarios surgen como  líneas de fuga al sistema, buscando solucionar sus propios problemas sin siquiera pensar en competir con el resto. Los medios comunitarios, entonces, habilitan una nueva línea de trabajo, la cual trata de recuperar todo lo vinculado a lo micro.

María Cristina Mata prefiere implicar a los medios comunitarios en un compromiso mucho mayor y, al mismo tiempo, nos permite reflexionar respecto de qué tipo de medios queremos para generar el cambio social, político y económico tan ansiado : “En tiempos donde se instala con fuerza el pensamiento único, algunas experiencias de comunicación comunitaria nos están mostrando que sin una re-informatización de la sociedad es muy difícil construir alternativas que quiebren las lógicas predominantes y el sentido común. Cuando hablo de re-informatización me refiero a un proceso que rescate lo propio, lo local, lo particular y también la necesidad de trabajar para incorporar nuevos conocimientos y cuestionar las agendas que construyen los medios masivos, las instituciones educativas y el Estado.”

ANEXO:
Entrevista a Karina Arach e Irene Liza Roquel / Bibliografía.

Anuncios

~ por Palabras con Poder en 6 noviembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: